El paro en la profesión periodística ha aumentado un 50% en la última década

19 Diciembre 2018

La decimoquinta edición del Informe de la Profesión Periodística, que edita anualmente la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), vuelve a ofrecer un retrato ajustado de la situación del oficio. Entre los datos positivos, constata un nuevo descenso, el quinto consecutivo, del paro registrado en el sector periodístico, que baja de los 7.000 profesionales, situándose en 6.828 parados -la cifra representa a los parados registrados como periodista en primera opción en los servicios públicos de empleo-.

A pesar de tratarse de un dato positivo, dicha cifra es un 50% superior a los 4.546 parados registrados antes de la crisis que comenzó en 2008. Respecto al reparto por sexos, “se mantiene: de cada 10 parados, seis son mujeres y cuatro, hombres”, informó Luis Palacio, director del Informe, en la presentación, celebrada el 13 de diciembre en la sede de la APM.

El secretario general de la Asociación, Alfonso Sánchez, abrió el acto de presentación excusando a la presidenta, Victoria Prego, quien no pudo asistir por motivos de salud. Sobre el informe, Sánchez señaló que se ha convertido “en uno de los mayores estudios para conocer cómo evoluciona la profesión periodística”. Se trata de un trabajo, dijo, “cada vez más preciso, con más temas y que adelanta las tendencias del sector”. A continuación, tomó la palabra el presidente de la Comisión de Publicaciones, David Corral, quien destacó el valor del estudio presentado por ser “una radiografía confiable de la situación de los periodistas españoles”. De este modo, agregó, supone “una fuente imprescindible y necesaria para conocer el estado” del sector periodístico.


La primera conclusión del informe, según Luis Palacio, es la evidencia de que los periodistas nos estamos moviendo en un entorno cada vez más complejo, tanto desde un punto de vista laboral -ya que la precarización sigue aumentando-, como desde el punto de vista profesional, debido a los continuos cambios tecnológicos y al endurecimiento de las condiciones de trabajo de los periodistas, “sometidos a continuas presiones contra la libertad de información y el derecho  a no revelar las fuentes”, señaló.

En relación con las dos especialidades en las que los periodistas trabajan -la información periodística y la comunicación corporativa- “la situación evoluciona muy lentamente”, y entre quienes contestan la encuesta profesional, que este año han sido 1.694 periodistas, desciende el porcentaje de quienes se dedican a la información (56%) y aumenta el de los que se dedican a la comunicación (44%). Palacio comentó que se aprecia que al periodismo se “dedican algo más los hombres”, mientras que en la comunicación corporativa hay más mujeres entre las contratadas.

PRINCIPALES PROBLEMAS DE LA PROFESIÓN

La realidad, explicó el director del Informe, es que la situación laboral de los profesionales del periodismo se va deteriorando poco a poco. Un año más, el paro y la precariedad que provoca es considerado el principal problema profesional por los periodistas encuestados. No obstante, el porcentaje de quienes así lo consideran ha descendido desde el 51 al 26%.

La mala retribución del trabajo se ha consolidado en el segundo lugar de las preocupaciones de los periodistas. Al respecto, Palacio informó de que, aproximadamente, el 30% de los contratados y el 50% de los autónomos de los que trabajan en periodismo y en comunicación ingresan menos de 1.500 euros al mes.

El tercer y cuarto lugar de los principales problemas profesionales, según la impresión de los periodistas, lo ocupan la falta de independencia política y económica de los medios, con el 19%, y la falta de rigor y neutralidad en el ejercicio profesional, con el 15%. Pese a estos, comentó Palacio, la percepción que los periodistas tienen de la independencia con que realizan su trabajo mejora ligerísimamente; llega al 4,7 (en una  escala de 0 a 10) alcanzando “el punto más alto en los últimos siete años”.

Al hablar de la independencia profesional, Palacio se refirió a las presiones que sufren los periodistas españoles en su trabajo, que, un año más, “están causadas sobre todo por los intereses de la empresa y de sus directivos”. Llama la atención que solo el 20% de los encuestados confiesa no sufrir presiones.

El Informe de la Profesión Periodística 2018 incluye una encuesta realizada a 1.000 ciudadanos sobre el impacto del periodismo en la sociedad. Según la misma, la televisión sigue siendo la fuente principal de información social, en términos generales, “si bien hay que señalar que, para ciertos tramos de edad más jóvenes, el peso de las redes sociales, a través de las que se enlazan noticias concretas, ya es superior”. Asimismo, cuando se pregunta a los ciudadanos acerca de la confianza que les merecen los distintos medios, el primer lugar lo ocupan los programas informativos de radio, seguidos por los de la televisión. Ocupan el último lugar los enlaces a noticias de las redes sociales. Para Palacio, se trata de una “cuestión a la que los profesionales deberían prestar una mayor atención y cierta reflexión, sobre todo, si se considera la importancia creciente de los medios digitales”.

MÁS MUJERES QUE HOMBRES EN LOS TRAMOS SALARIALES INFERIORES

El Informe incluye un capítulo dedicado a la situación de las mujeres en el periodismo, que concluye con la certeza de que existe discriminación en función del género dentro de la profesión. Se trata de “una realidad innegable”, pero con dos relatos diferentes según si se le pregunta a las mujeres o a los hombres, como se ha podido constatar en el estudio. Entre los datos extraídos, resulta llamativo comprobar cómo en el acceso al mundo laboral, el género no parece ser un problema, según los preguntados, tanto mujeres como hombres. Eso opina al menos el 76% de las encuestadas y el 62% de los encuestados.

Sin embargo, cuando se pregunta sobre los criterios de selección para los cargos directivos, ya aparece el doble relato mencionado y mientras que una gran mayoría de las mujeres -el 72%- dice que se exige una mayor capacitación a las mujeres a la hora de elegir un directivo, el 66% de los hombres opina que se exige la misma capacitación a unas y a otros.

A este respecto, al preguntarse sobre las cualidades de las mujeres y los hombres a la hora de ejercer puestos directivos, las primeras obtienen una mejor valoración en la mayor parte de las cualidades -organización, planificación, capacidad de diálogo, etc.- mientras que los hombres solo las aventajaban en ambición profesional.

Además, sobre los aspectos referidos a la representación de la mujer en los medios y, concretamente, en los sesgos de género que se producen a la hora de informar, para el 21% de las mujeres y para el 10% de los hombres esos sesgos son algo habitual, mientras que el 79 y el 90%, respectivamente, los consideran un fenómeno esporádico y, en menor medida, inexistente.

En términos generales se aprecia, al igual que sucedía el año pasado, que hay más mujeres que hombres en los tramos salariales inferiores, pero “las diferencias no son abismales”, dijo Palacio, quien recordó que los datos “sí muestran, indudablemente, una discriminación sistemática”.

Administrador
 |
 |
 |
 |
 |
 |
 |
Buscador

Suscríbete a nuestras novedades

Déjanos tu e-mail y te mantendremos informado...

Utilizamos cookies propias y de terceros de análisis de uso y medición para mejorar la experiencia de uso y contenidos de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Recuerda que puedes modificar esta configuración.
INDICE